Ir al contenido principal

Programas de la FAO sobre horticultura urbana.

Anteriormente habíamos mencionado el concepto de horticultura urbana y periurbana (HUP), así como el enfoque de la FAO al respecto. Siguiendo con la temática, es importante conocer cuales son los programas de HUP que la FAO ha implementado o esta desarrollando actualmente en distintos países alrededor del mundo.

Los huertos urbanos son una realidad.

Bolivia.

El proyecto fue financiado por Bélgica en el municipio de El Alto, en La Paz, donde la FAO capacitó cerca de 1,500 hogares de bajos ingresos. Se les instruyó en el cultivo orgánico de frutas, hortalizas y hierbas, en pequeños invernaderos de 40 metros cuadrado. Estos huertos suministraron hortalizas frescas todo el año para consumo doméstico y para la venta en mercados cercanos. Cómo resultado se obtuvo un incremento sustancial en el consumo de vegetales. El Alto ha creado una unidad de HUP para extender el programa.

Burundi.

Este proyecto, financiado también por Bélgica y con un plazo de 2 años (iniciado en 2010), está ayudando a establecer un programa de HUP en la capital, Bujumbura. El proyecto pretende mejorar el acceso a créditos, insumos y capacitación para unos 7,500 a 10,000 residentes que practican la horticultura. Además se creará un comité de consulta, dirigido por el alcalde.

Colombia.

El proyecto esta enfocado para las ciudades de Bogotá, Medellín y Cartagena, donde se pretende que 50,000 habitantes sean beneficiados. La ayuda de la FAO y de otras organizaciones pretende contribuir a la introducción de diversos tipos de horticultura urbana, como parcelas domésticas y microhuertos en terrazas y azoteas. El proyecto es financiado por Colombia e Italia.

Guatemala.

Iniciado en 2010 y financiado por España, este proyecto que pretende beneficiar a los 11,500 habitantes de la capital y zonas circundantes, tiene como finalidad fortalecer la seguridad alimentaria e incrementar los ingresos de la población, mejorando la disponibilidad de agua de buena calidad para la producción de hortalizas, así como para tener líquido disponible para irrigar 1,000 huertos familiares, 20 invernaderos comunitarios y 5 huertos escolares.

Namibia.

Otro proyecto más financiado por Bélgica. Como beneficiarios directos se tuvieron a los habitantes desempleados de los barrios bajos en las ciudades de Windohoek y Rundu, pues el proyecto fue implementado de 2001 a 2007. Este proyecto ayudó a establecer parcelas comunitarias y a capacitar grupos de jóvenes en tecnologías de microhorticultura y microirrigación.

Rwanda.

El proyecto, implementado de 2004 a 2009, ayudó a establecer 40 microhuertos, así como a introducir sistemas de acopio de agua pluvial. La FAO brindó asesoría a la ciudad de Kigali sobre las medidas para integrar la horticultura en su plan de desarrollo urbano a largo plazo. El proyecto es financiado por Italia, específicamente por la ciudad de Roma.

Senegal.

Este proyecto es financiado en conjunto por España e Italia (en específico por la ciudad de Milán). La FAO colaboró con el Ministerio de Agricultura para introducir microhuertos en zonas de bajos ingresos de Dakar. Más de 4,000 residentes urbanos, en su mayoría mujeres, iniciaron un microhuerto. Como mención especial hay que decir que este programa ganó en 2008 el Premio Dubai/ONUHABITAT por “mejores prácticas para mejorar el entorno habitado”. 

Nicaragua.

Este proyecto, financiado por España y lanzado en 2010, suministrará sistemas de irrigación por goteo y capacitación en producción intensiva de hortalizas a 9,500 beneficiarios de bajos ingresos, además que pretende la instalación de 500 huertos pequeños en vecindarios y escuelas. Para asegurar la sostenibilidad, los beneficiarios recibirán capacitación para hacer funcionar y dar mantenimiento a la infraestructura de HUP.

Cabe mencionar que el programa más exitoso de HUP de la FAO ha ocurrido en el Congo, por lo que hemos dedicado un espacio exclusivo para hablar de él.

Fuentes:

Comentarios

Entradas más populares de este blog

[Libro] Los invernaderos y la agricultura protegida en México

Los invernaderos y la agricultura protegida en México es un libro escrito por Aurelio Bastida Tapia, quien desde hace más de 30 años se desempeña como profesor-investigador de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), adscrito al Departamento de Preparatoria Agrícola.

La obra forma parte de la Serie de Publicaciones Agribot, que está a cargo del grupo de investigación con el mismo nombre. El libro consta de 415 páginas y aborda los siguientes temas: La agricultura protegida y los invernaderos.Desarrollo y evolución de los invernaderos en el mundo.La agricultura protegida y los invernaderos en México.Principales regiones con agricultura protegida en México.Los factores ambientales y su influencia en el desarrollo de los cultivos bajo cubiertas.Factores a considerar para establecer empresas de agricultura protegida.Elementos y componentes estructurales de los invernaderos y otras instalaciones para proteger cultivos.Materiales para construcción de invernaderos y otras estructuras para prot…

¿Qué son los invernaderos?

Dentro de las estructuras utilizadas en la Horticultura para proteger los cultivos, las más utilizadas son los invernaderos. Generalmente un invernadero se entendía como un sitio acondicionado para abrigar plantas durante el invierno y así protegerlas de las bajas temperaturas que se presentan en tiempos de frío.

En la actualidad dicho concepto de invernadero ha sido rebasado por las circunstancias, puesto que ahora se construyen y utilizan invernaderos en ambientes bastante diferentes para los que fueron concebidos, como el trópico con ambientes bastantes cálidos.
El diseño de un invernadero depende de muchos factores.
Por lo tanto, en el contexto actual un invernadero es definido como una construcción agrícola con una cubierta traslúcida en la cual es posible reproducir o simular las condiciones climáticas más adecuadas para el crecimiento y desarrollo de los cultivos establecidos en su interior con relativa independencia del medio exterior.
Entonces la finalidad principal de un inverna…

Pasos para tener un huerto urbano

Comenzar con un huerto urbano no es nada del otro mundo; el verdadero reto está en mantenerlo adecuadamente y no abandonarlo a la primera señal de problemas. Los pasos a seguir para comenzar a producir tus propios alimentos son básicamente los siguientes:

Elegir la ubicación del huerto. Para esto debe tener en consideración que la gran mayoría de hortalizas requieren de cuando menos 6 horas de luz al día, por lo cual en el espacio que elijas debe incidir el sol buena parte del día, de esta manera garantizarás las condiciones ambientales óptimas para su desarrollo.
Una opción en caso de no contar con un espacio bien iluminado durante buena parte del día es instalar iluminación sobre las plantas, a fin de completar las horas de luz que requieren diariamente para su desarrollo; pero tendría que hacer una inversión un poco más elevada.

Seleccione las verduras que quiere cultivar. Es recomendable buscar un poco de información sobre las condiciones óptimas para el desarrollo de cada cultivo, a…