Ir al contenido principal

Origen del jitomate

Origen del jitomate

El jitomate es una planta originaría América. Actualmente se aceptan dos cetros de origen para esta hortaliza: México y Perú. En ambos países existe evidencia sobre el proceso de domesticación del jitomate, lo que indica que esta pudo ocurrir en ambas regiones al mismo tiempo, sin que hubiese contacto directo entre ambas zonas.

En Sudamérica el jitomate se cultivó en la región andina y posteriormente se extendió por todo el continente. Aún hoy en día es posible encontrar plantas de jitomate silvestre en algunas regiones, lo que permite a los investigadores hacer mejoras genéticas para fortalecer las variedades comerciales de jitomate.

En lo que respecta a México se tienen evidencias arqueológicas de que Physalis ixocarpa era una especie que se consumía en la región desde épocas prehispánicas. Esta especie, de nombre común tomatillo, y que aún se sigue consumiendo en México, es uno de los ancestros del jitomate domesticado por los aztecas.

Los aztecas utilizaron el jitomate como alimento pero también para usos medicinales. Su consumo de expandió hacia Centroamérica a través de los mayas y otras culturas, y hacia Europa de la mano de Hernán Cortés. Con el tiempo los españoles lo llevaron a todo el Caribe y entró a Asia a través de Filipinas.

Sobre el nombre de esta hortaliza tanto tomate como jitomate son correctos. Tomate deriva del vocablo náhuatl tómatl. Jitomate a su vez proviene de xictomatl. En sentido estricto jitomate solo debe utilizarse para hablar de variedades de tomates grandes, rojos y que presentan una especie de ombligo.

En el norte de México el vocablo utilizado es tomate, mientras que en el centro y sur se prefiere jitomate. Esto es así para diferenciarlo del tomate verde o tomate de cáscara, que en el norte se le conoce como tomatillo, por lo que no hay confusiones. Igualmente se utilizan mucho los vocablos tomate bola o tomate saladet, que hacen referencia a dichas variedades.

Más información en Wikipedia, Etimologías y Algarabia

Comentarios

Entradas más populares de este blog

[Libro] Los invernaderos y la agricultura protegida en México

Los invernaderos y la agricultura protegida en México es un libro escrito por Aurelio Bastida Tapia, quien desde hace más de 30 años se desempeña como profesor-investigador de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), adscrito al Departamento de Preparatoria Agrícola.

La obra forma parte de la Serie de Publicaciones Agribot, que está a cargo del grupo de investigación con el mismo nombre. El libro consta de 415 páginas y aborda los siguientes temas: La agricultura protegida y los invernaderos.Desarrollo y evolución de los invernaderos en el mundo.La agricultura protegida y los invernaderos en México.Principales regiones con agricultura protegida en México.Los factores ambientales y su influencia en el desarrollo de los cultivos bajo cubiertas.Factores a considerar para establecer empresas de agricultura protegida.Elementos y componentes estructurales de los invernaderos y otras instalaciones para proteger cultivos.Materiales para construcción de invernaderos y otras estructuras para prot…

¿Qué son los invernaderos?

Dentro de las estructuras utilizadas en la Horticultura para proteger los cultivos, las más utilizadas son los invernaderos. Generalmente un invernadero se entendía como un sitio acondicionado para abrigar plantas durante el invierno y así protegerlas de las bajas temperaturas que se presentan en tiempos de frío.

En la actualidad dicho concepto de invernadero ha sido rebasado por las circunstancias, puesto que ahora se construyen y utilizan invernaderos en ambientes bastante diferentes para los que fueron concebidos, como el trópico con ambientes bastantes cálidos.
El diseño de un invernadero depende de muchos factores.
Por lo tanto, en el contexto actual un invernadero es definido como una construcción agrícola con una cubierta traslúcida en la cual es posible reproducir o simular las condiciones climáticas más adecuadas para el crecimiento y desarrollo de los cultivos establecidos en su interior con relativa independencia del medio exterior.
Entonces la finalidad principal de un inverna…

Pasos para tener un huerto urbano

Comenzar con un huerto urbano no es nada del otro mundo; el verdadero reto está en mantenerlo adecuadamente y no abandonarlo a la primera señal de problemas. Los pasos a seguir para comenzar a producir tus propios alimentos son básicamente los siguientes:

Elegir la ubicación del huerto. Para esto debe tener en consideración que la gran mayoría de hortalizas requieren de cuando menos 6 horas de luz al día, por lo cual en el espacio que elijas debe incidir el sol buena parte del día, de esta manera garantizarás las condiciones ambientales óptimas para su desarrollo.
Una opción en caso de no contar con un espacio bien iluminado durante buena parte del día es instalar iluminación sobre las plantas, a fin de completar las horas de luz que requieren diariamente para su desarrollo; pero tendría que hacer una inversión un poco más elevada.

Seleccione las verduras que quiere cultivar. Es recomendable buscar un poco de información sobre las condiciones óptimas para el desarrollo de cada cultivo, a…