Ir al contenido principal

Origen de la stevia

Origen de la stevia

La stevia no es una sola especie. El término stevia hace referencia a un género perteneciente a la familia de las asteráceas, que comprende 478 especies descritas y 181 aceptadas al día de hoy. Estas plantas son originarias de Sudamérica y Centroamérica, especialmente de regiones tropicales y subtropicales.

Según los expertos la stevia era consumida como endulzante por los pueblos de Sudamérica desde hace 2000 años. De hecho en aquellos tiempos se le conocía en guaraní como hierba dulce. En la actualidad se sigue utilizando mayoritariamente como endulzante, aunque poco a poco se van divulgando sus propiedades medicinales.

La stevia fue estudiada por primera vez por el médico y botánico español Pedro Jaime Esteve. Su segundo apellido sirvió para dar nombre a la planta con el término latinizado stevia. Ahora se sabe que esta planta tiene una capacidad endulcorante de 30 o 40 veces la sacarosa, principal componente de la azúcar común.

En 1899 el botánico suizo Moisés Santiago de Bertoni documentó científicamente por primera vez a la stevia en tierras de Paraguay. El nombre científico que se le dio fue Eupatorium rebaudianum, aunque después en 1905 se cambió por Stevia rebaudiana bertoni. Fue el mismo Bertoni quien introdujo la stevia a Occidente.

Ovidio Rebaudi fue un químico paraguayo que realizó el primer análisis químico de la stevia. Esto ocurrió en 1900. Fue Rebaudi el que descubrió los glucósidos endulcorantes esteviósido y rebaudiósido. Fue la hija y el yerno de Bertoni quienes comenzaron la domesticación del cultivo allá por 1964.

Cabe hacer la precisión de que en idioma guaraní stevia se escribe ka'a he'ẽ, palabra compuesta por las palabras ka'a (hierba) y he'ẽ (dulce). En español se escribe como ca-á je-é o caá jeé.



Más información en Wikipedia y Blog de Josep Pamies

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pasos para tener un huerto urbano

Comenzar con un huerto urbano no es nada del otro mundo; el verdadero reto está en mantenerlo adecuadamente y no abandonarlo a la primera señal de problemas. Los pasos a seguir para comenzar a producir tus propios alimentos son básicamente los siguientes:

Elegir la ubicación del huerto. Para esto debe tener en consideración que la gran mayoría de hortalizas requieren de cuando menos 6 horas de luz al día, por lo cual en el espacio que elijas debe incidir el sol buena parte del día, de esta manera garantizarás las condiciones ambientales óptimas para su desarrollo.
Una opción en caso de no contar con un espacio bien iluminado durante buena parte del día es instalar iluminación sobre las plantas, a fin de completar las horas de luz que requieren diariamente para su desarrollo; pero tendría que hacer una inversión un poco más elevada.

Seleccione las verduras que quiere cultivar. Es recomendable buscar un poco de información sobre las condiciones óptimas para el desarrollo de cada cultivo, a…

La lechuga espacial va siendo una realidad

Existen muchos factores que se tendrán que superar para que en algún momento la humanidad comience a colonizar otros cuerpos celestes, todos ellos de importancia. Pero si tuviéramos que elegir cual aspecto es el más fundamental, sin duda estaríamos hablando de la comida. Para salir de nuestro planeta primero tendremos que asegurarnos de que podemos cultivar alimento en el espacio.
Y esto es justo lo que hicieron los astronautas de la Estación Espacial Internacional hace apenas unos meses. Bueno, no es que hayan obtenido una cosecha impresionante, pero cuando menos ya pudieron probar a que sabe una lechuga cultivada en el espacio, cuya variedad ha sido denominada Ouredgeous, palabra derivada de las palabras rojo y extravagante, en inglés.
La lechuga en cuestión se obtuvo a partir de semillas que llevaban en la Estación 15 meses. El hecho de tenerlas tanto tiempo guardadas allá arriba es para analizar los efectos que la microgravedad tiene sobre las mismas. Fue el astronauta Scott Kelly q…

El crecimiento demográfico y la horticultura urbana.

Esta entrada fue publicada originalmente en en blog de Agrostart, donde un servidor colabora.
Las ciudades son espacios que se encuentran en constante y frenético crecimiento. Conforme estas se expanden van absorbiendo valiosas tierras dedicadas a las cuestiones agrícolas, debido a la necesidad de espacios para la construcción de industrias, infraestructuras y sobre todo, de lugares donde vivir para la creciente población. De esta manera las zonas de producción de alimentos frescos esta disminuyendo a un ritmo acelerado.
Hoy más que nunca la horticultura urbana es una realidad.
Según estimaciones realizadas por la FAO, se espera que para el año 2020 un 45 por ciento de la población urbana viva en la pobreza, lo que representaría unos 1400 millones de personas. Se cree que para entonces cerca del 85 por ciento de la población en situación de pobreza de América Latina y casi el 50 por ciento de la de África y Asia se concentrarán en los centros urbanos. Esto provocará que las ciudades se d…