Ir al contenido principal

Solución madre de micronutrimentos

Cuando se realizan preparaciones de solución nutritiva nos podemos dar cuenta que las cantidades utilizadas de micronutrimentos suelen ser bastante pequeñas, del orden de unos cuantos gramos, a comparación de las cantidades de macronutrimentos, donde se llegan a utilizar hasta kilogramos.

Solución nutritiva

Por esta razón se recomienda realizar lo que se llama una solución madre de micronutrimentos, que consiste simplemente en tener una solución de puros micronutrimentos, la cual una vez que se este preparando la solución nutritiva general se considerará como si fuese un solo componente de la disolución.

Preparar una solución madre de micronutrimentos es sumamente sencillo, y debido a que estos son utilizados en pequeñas cantidades por las plantas es posible aplicar la misma solución madre para los diversos cultivos hortícolas.

Fertilizantes

Quizá ya habrás visto las soluciones nutritivas recomendadas para el cultivo del jitomate, donde te piden 100 mililitros de solución de micronutrimentos, por esta razón lo adecuado es hacer esta disolución en un envase de cuando menos 1 litro, para que te pueda servir para preparar 10 soluciones nutritivas para tus cultivos. La metodología es la siguiente:
  1. En un recipiente de vidrio coloca 900 mililitros de agua destilada y lentamente agrégale 10 mililitros de Ácido Sulfúrico. Debes tener mucho cuidado en esta parte del procedimiento porque el este ácido es peligroso, el método es dejar que el ácido resbale por las paredes del recipiente. Una consideración muy importante es que siempre debes agregar el ácido al agua y nunca agua al ácido.
  2. Posteriormente debes diluir 50 gramos de Sulfato Ferroso, pero como es difícil mezclarlo agrégalo por partes. Este es el primer fertilizante porque es el que más fácilmente precipita, es decir, queda en el fondo del recipiente sin mezclarse, por lo que debe agitarse vigorosamente.
  3. A continuación se agregan 20 gramos de Sulfato de Manganeso, 28 gramos de Ácido Bórico, 2 gramos de Sulfato de Cobre y 2 gramos de Sulfato de Zinc. Entre la aplicación de cada fertilizante hay que agitar bien la solución.
  4. Una vez que se han agregado todos los fertilizantes se afora la solución a 1 litro, es decir, hay que agregarle 100 mililitros más de agua a los 900 que teníamos inicialmente.

Y como ya les mencioné, esta solución la pueden guardar en un recipiente y tenerla lista para cuando se requiera. Sin embargo, no se recomienda guardarla por demasiado tiempo ni tenerla expuesta a la luz del sol porque los fertilizantes pueden perder parte de sus propiedades químicas, lo que afectaría el desarrollo de los cultivos.

Visto en Introducción a la hidroponía | Imágenes de Aurelio Bastida

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La lechuga espacial va siendo una realidad

Existen muchos factores que se tendrán que superar para que en algún momento la humanidad comience a colonizar otros cuerpos celestes, todos ellos de importancia. Pero si tuviéramos que elegir cual aspecto es el más fundamental, sin duda estaríamos hablando de la comida. Para salir de nuestro planeta primero tendremos que asegurarnos de que podemos cultivar alimento en el espacio.
Y esto es justo lo que hicieron los astronautas de la Estación Espacial Internacional hace apenas unos meses. Bueno, no es que hayan obtenido una cosecha impresionante, pero cuando menos ya pudieron probar a que sabe una lechuga cultivada en el espacio, cuya variedad ha sido denominada Ouredgeous, palabra derivada de las palabras rojo y extravagante, en inglés.
La lechuga en cuestión se obtuvo a partir de semillas que llevaban en la Estación 15 meses. El hecho de tenerlas tanto tiempo guardadas allá arriba es para analizar los efectos que la microgravedad tiene sobre las mismas. Fue el astronauta Scott Kelly q…