Ir al contenido principal

Diseño agronómico de invernaderos para arándano

Para realizar el diseño agronómico de un invernadero hay que considerar los requerimientos del cultivo que se va a producir, para lo cual es necesario conocer con detalle las condiciones ambientales de la zona donde vamos a ubicar la estructura de protección.

Invernadero para arándano

Sin embargo, los mejores diseños agronómicos de invernaderos son aquellos que se desarrollan con el tiempo, pues solo analizando el comportamiento de varios invernaderos es posible lograr determinar que es lo adecuado para determinado cultivo en determinada región.

A lo que me refiero es que podemos plantear el diseño agronómico ideal pero solo con el tiempo será posible pulir los detalles, de modo que el diseño cumpla con las funciones requeridas, a la vez que se lleva al límite la economía y funcionalidad.

Diseño agronómico de invernadero para arándano

Esto justamente es lo que he visto recientemente en Arandas, un municipio de Jalisco, donde un productor de arándanos con muchos años en la producción ha ido puliendo el diseño agronómico de sus invernaderos a base de observaciones derivadas de la práctica.

Lo que este productor requiere es una estructura que proteja al arándano de la alta insolación y las granizadas, de modo que no requiere invernaderos con capacidad de carga. También el invernadero debe ser alto para facilitar la ventilación y disminuir temperaturas.

De esta forma el productor construyó invernaderos altos con una ventila cenital para que el aire caliente pudiera salir por la parte superior; lo interesante aquí es que con el tiempo ha ido mejorando sus invernaderos para tener las mismas características pero disminuir la cantidad de material utilizado para cada invernadero.

En la primer imagen podemos ver la estructura superior del tipo de invernadero con ventila cenital de que disponía en un inicio; se puede observar claramente que a pesar que no es un estructura destinada a soportar el peso del cultivo la cantidad de material utilizado en sus construcción es considerable.

En la segunda imagen se observa un invernadero con una ventila cenital que corre de manera horizontal a lo largo de la parte superior, con el cual se han logrado cubrir las necesidades del cultivo pero con una mucho menor cantidad de material, de modo que el ahorro que se tiene es grande.

Este invernadero solo está constituido por los postes, los arcos, los travesaños que unen los arcos y que conforman la ventila cenital, y los tirantes para darle un poco de estabilidad a los arcos, pero fuera de esto no se utiliza más material, por lo que es un diseño bastante sencillo y funcional para este cultivo y para esta zona.

Imágenes de Aurelio Bastida

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La lechuga espacial va siendo una realidad

Existen muchos factores que se tendrán que superar para que en algún momento la humanidad comience a colonizar otros cuerpos celestes, todos ellos de importancia. Pero si tuviéramos que elegir cual aspecto es el más fundamental, sin duda estaríamos hablando de la comida. Para salir de nuestro planeta primero tendremos que asegurarnos de que podemos cultivar alimento en el espacio.
Y esto es justo lo que hicieron los astronautas de la Estación Espacial Internacional hace apenas unos meses. Bueno, no es que hayan obtenido una cosecha impresionante, pero cuando menos ya pudieron probar a que sabe una lechuga cultivada en el espacio, cuya variedad ha sido denominada Ouredgeous, palabra derivada de las palabras rojo y extravagante, en inglés.
La lechuga en cuestión se obtuvo a partir de semillas que llevaban en la Estación 15 meses. El hecho de tenerlas tanto tiempo guardadas allá arriba es para analizar los efectos que la microgravedad tiene sobre las mismas. Fue el astronauta Scott Kelly q…