Ir al contenido principal

Las orquídeas mexicanas y su conservación.

En México existen entre 1,200 a 1,400 especies y subespecies de orquídeas distribuidas preferentemente en los estados de Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Puebla, Morelos y Chiapas. Aproximadamente 444 especies o subespecies de orquídeas presentes en nuestro país tienen un hábitat específico para su desarrollo, lo cual se conoce como endemismo

Una bella orquídea

Con el fin de conocer el manejo y reproducción de las orquídeas nacionales en forma ex situ, en lUniversidad Autónoma Chapingo se tiene un proyecto de conservación, reproducción y manejo de orquídeas mexicanas, bajo condiciones de invernadero. El catálogo incluye 1,500 plantas adultas, que representan 150 especies distintas. 

El proyecto es la respuesta de varios investigadores de esta universidad para hacer frente al gran número de orquídeas que se encuentran en riesgo de desaparecer a consecuencia de la destrucción de sus ecosistemas, ya sea por el cambio de uso de suelo para diferentes fines o por el comercio indiscriminado del que han sido objeto. 

Parte de las orquídeas del proyecto

Este proyecto contempla la reproducción de orquídeas in vitro; hay que mencionar que varias de las especies con las que se esta trabajando se encuentran en la NOM-059 como especies amenazadas, en riesgo o en protección especial. 

La colección cuenta para su resguardo con un invernadero donde se pueden regular las condiciones de luz, temperatura y humedad relativa pertinentes para la adaptación y el desarrollo de estas especies.

Reproducción de orquídeas en varios sustratos

Los profesores-investigadores encargados de esta colección son: Georgina Flores Escobar, Aurelio Bastida Tapia e Isaías Gil Vázquez. En la siguiente entrada mencionaré cual es el proceso de adaptación y desarrollo de las orquídeas que estos investigadores llevan a cabo.

Fuente | Dr. Georgina Flores Escobar

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La lechuga espacial va siendo una realidad

Existen muchos factores que se tendrán que superar para que en algún momento la humanidad comience a colonizar otros cuerpos celestes, todos ellos de importancia. Pero si tuviéramos que elegir cual aspecto es el más fundamental, sin duda estaríamos hablando de la comida. Para salir de nuestro planeta primero tendremos que asegurarnos de que podemos cultivar alimento en el espacio.
Y esto es justo lo que hicieron los astronautas de la Estación Espacial Internacional hace apenas unos meses. Bueno, no es que hayan obtenido una cosecha impresionante, pero cuando menos ya pudieron probar a que sabe una lechuga cultivada en el espacio, cuya variedad ha sido denominada Ouredgeous, palabra derivada de las palabras rojo y extravagante, en inglés.
La lechuga en cuestión se obtuvo a partir de semillas que llevaban en la Estación 15 meses. El hecho de tenerlas tanto tiempo guardadas allá arriba es para analizar los efectos que la microgravedad tiene sobre las mismas. Fue el astronauta Scott Kelly q…