Ir al contenido principal

Origen del pepino

Pepino fresco

El pepino, cuyo nombre científico es Cucumis sativus, es una planta originaria de las regiones tropicales del sur de Asia y se ha cultivado en la India desde hace aproximadamente 3000 años. Con los posteriores movimientos humanos el pepino fue extendiéndose poco a poco por el mundo.

De la India pasó a Egipto, donde fue uno de los alimentos preferidos por los faraones. Su consumo se trasladó a Grecia mediante las rutas comerciales existentes cuando los griegos eran el centro del mundo antiguo. Se cree que los griegos lo conocían como sikuos y que ya constituía una parte importante de la gastronomía de la época.

Sin embargo, la cucurbitácea conocida como sikuos podría haber sido en realidad algo distinto al pepino. Fuentes lexicográficas sirias, persas y bizantinas sugieren que la presencia del pepino al este y noroeste del Mar Mediterráneo, zonas que actualmente están ocupadas por los países Irán, Irak y Turquía, ocurrió en los siglos VI y VII.

Cuando la Antigua Grecia fue conquistada por el gran poder de Roma el cultivo del pepino se extendió por el resto de Europa, al mismo tiempo que el imperio romano se expandía. Los romanos, en su afán de extender su imperio lo más posible, permitieron que el cultivo del pepino llegara hasta China.

Existen registros que prueban que el cultivo del pepino se realizó en Francia durante el siglo IX y en Inglaterra hasta el siglo XIV. Segun fuente árabes de la Edad Media el cultivo llegó a España, Túnez e Italia en los siglos IX, X y XI respectivamente. En la actualidad el pepino es un ingrediente básico de las ensaladas mediterráneas.

El pepino se menciona bajo el nombre de cucumerus en el edicto emitido por Carlo Magno conocido como Capitulare de villis vel curtis imperii. Esta fue un acta legislativa de finales del siglo VIII y principios del siglo IX, en la cual destaca el artículo 70 sobre plantas, árboles, arbustos y hierbas que debían ser cultivadas en los jardínes reales.

A Norteamérica el cultivo llegó en el siglo XVI con los viajes de Cristobal Colón, quien cargaba semillas de la hortaliza dentro de sus provisiones. Posteriormente se extendió por el resto del continente conforme los españoles se adentraron en América. Para 1872 se tuvo conocimiento del primer híbrido existente.

En la actualidad el pepino se encuentra dentro de las primeras cuatro hortalizas más cultivadas a nivel mundial, solo detrás del jitomate, la col y la cebolla. Su cultivo es de mucha importancia y aunque su aporte calórico es mínimo, su consumo es elevado. Si quieres más información sobre esta hortaliza sigue este enlace.

Rebanadas de pepino

Más información en Wikipedia y Consumer

Comentarios

  1. ta mui grande la planta aqui en mi pueblo no es asi pfff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá en México se suele llevar a grandes alturas por lo general, algunos metros, quizá 2 o 3 como máximo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Pasos para tener un huerto urbano

Comenzar con un huerto urbano no es nada del otro mundo; el verdadero reto está en mantenerlo adecuadamente y no abandonarlo a la primera señal de problemas. Los pasos a seguir para comenzar a producir tus propios alimentos son básicamente los siguientes:

Elegir la ubicación del huerto. Para esto debe tener en consideración que la gran mayoría de hortalizas requieren de cuando menos 6 horas de luz al día, por lo cual en el espacio que elijas debe incidir el sol buena parte del día, de esta manera garantizarás las condiciones ambientales óptimas para su desarrollo.
Una opción en caso de no contar con un espacio bien iluminado durante buena parte del día es instalar iluminación sobre las plantas, a fin de completar las horas de luz que requieren diariamente para su desarrollo; pero tendría que hacer una inversión un poco más elevada.

Seleccione las verduras que quiere cultivar. Es recomendable buscar un poco de información sobre las condiciones óptimas para el desarrollo de cada cultivo, a…

La lechuga espacial va siendo una realidad

Existen muchos factores que se tendrán que superar para que en algún momento la humanidad comience a colonizar otros cuerpos celestes, todos ellos de importancia. Pero si tuviéramos que elegir cual aspecto es el más fundamental, sin duda estaríamos hablando de la comida. Para salir de nuestro planeta primero tendremos que asegurarnos de que podemos cultivar alimento en el espacio.
Y esto es justo lo que hicieron los astronautas de la Estación Espacial Internacional hace apenas unos meses. Bueno, no es que hayan obtenido una cosecha impresionante, pero cuando menos ya pudieron probar a que sabe una lechuga cultivada en el espacio, cuya variedad ha sido denominada Ouredgeous, palabra derivada de las palabras rojo y extravagante, en inglés.
La lechuga en cuestión se obtuvo a partir de semillas que llevaban en la Estación 15 meses. El hecho de tenerlas tanto tiempo guardadas allá arriba es para analizar los efectos que la microgravedad tiene sobre las mismas. Fue el astronauta Scott Kelly q…

El crecimiento demográfico y la horticultura urbana.

Esta entrada fue publicada originalmente en en blog de Agrostart, donde un servidor colabora.
Las ciudades son espacios que se encuentran en constante y frenético crecimiento. Conforme estas se expanden van absorbiendo valiosas tierras dedicadas a las cuestiones agrícolas, debido a la necesidad de espacios para la construcción de industrias, infraestructuras y sobre todo, de lugares donde vivir para la creciente población. De esta manera las zonas de producción de alimentos frescos esta disminuyendo a un ritmo acelerado.
Hoy más que nunca la horticultura urbana es una realidad.
Según estimaciones realizadas por la FAO, se espera que para el año 2020 un 45 por ciento de la población urbana viva en la pobreza, lo que representaría unos 1400 millones de personas. Se cree que para entonces cerca del 85 por ciento de la población en situación de pobreza de América Latina y casi el 50 por ciento de la de África y Asia se concentrarán en los centros urbanos. Esto provocará que las ciudades se d…