Ir al contenido principal

Otras formas de cimentar un invernadero

La construcción de zapatas es la forma más común para cimentar un invernadero pero no es la única, ya que además de estas existen otros sistemas menos utilizados como lo son las barrenanclas, cimentación corrida o de cadena, emparrilado y cimentación de canto de piedra o mampostería.

Cimentación corrida y con zapatas

Las barrenanclas son un sistema de anclaje que consiste en una barra provista de un tornillo sinfín, que se coloca con la toma de fuerza de un tractor y se introduce en el suelo como si fuera un tornillo y en su parte superior recibe el poste. Es una técnica recomendable para estructuras desmontables en terrenos firmes, no así para terrenos arenosos, pantanosos o inundables.

La cimentación corrida o de cadena es aquella que se establece a todo lo largo del perímetro de la estructura formando un solo cuerpo, la cual se refuerza con cadenas atravesadas que van de un extremo al otro. Su construcción emplea varillas y estribos de alambrón con concreto colado.

Construcción de zapatas

El emparrillado es una cimentación de concreto que va armada con varilla y alambre recocido, de 1 a 1.5 metros por lado que se emplea en terrenos poco firmes en cada poste o toda una plataforma de las mismas dimensiones sobre el perímetro de los postes, para darle un mejor apoyo a cada uno de estos.

La cimentación clásica de piedra y mezcla es recomendable en terrenos accidentados donde es necesario recortar y emparejar el terreno para la construcción del invernadero. En estos casos la cimentación cumple con dos funciones: fijar los postes y retener el material removido.

Visto en Invernaderos en México | Imágenes de Aurelio Bastida Tapia

Comentarios

Entradas más populares de este blog

[Libro] Los invernaderos y la agricultura protegida en México

Los invernaderos y la agricultura protegida en México es un libro escrito por Aurelio Bastida Tapia, quien desde hace más de 30 años se desempeña como profesor-investigador de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), adscrito al Departamento de Preparatoria Agrícola.

La obra forma parte de la Serie de Publicaciones Agribot, que está a cargo del grupo de investigación con el mismo nombre. El libro consta de 415 páginas y aborda los siguientes temas: La agricultura protegida y los invernaderos.Desarrollo y evolución de los invernaderos en el mundo.La agricultura protegida y los invernaderos en México.Principales regiones con agricultura protegida en México.Los factores ambientales y su influencia en el desarrollo de los cultivos bajo cubiertas.Factores a considerar para establecer empresas de agricultura protegida.Elementos y componentes estructurales de los invernaderos y otras instalaciones para proteger cultivos.Materiales para construcción de invernaderos y otras estructuras para prot…

¿Qué son los invernaderos?

Dentro de las estructuras utilizadas en la Horticultura para proteger los cultivos, las más utilizadas son los invernaderos. Generalmente un invernadero se entendía como un sitio acondicionado para abrigar plantas durante el invierno y así protegerlas de las bajas temperaturas que se presentan en tiempos de frío.

En la actualidad dicho concepto de invernadero ha sido rebasado por las circunstancias, puesto que ahora se construyen y utilizan invernaderos en ambientes bastante diferentes para los que fueron concebidos, como el trópico con ambientes bastantes cálidos.
El diseño de un invernadero depende de muchos factores.
Por lo tanto, en el contexto actual un invernadero es definido como una construcción agrícola con una cubierta traslúcida en la cual es posible reproducir o simular las condiciones climáticas más adecuadas para el crecimiento y desarrollo de los cultivos establecidos en su interior con relativa independencia del medio exterior.
Entonces la finalidad principal de un inverna…

Pasos para tener un huerto urbano

Comenzar con un huerto urbano no es nada del otro mundo; el verdadero reto está en mantenerlo adecuadamente y no abandonarlo a la primera señal de problemas. Los pasos a seguir para comenzar a producir tus propios alimentos son básicamente los siguientes:

Elegir la ubicación del huerto. Para esto debe tener en consideración que la gran mayoría de hortalizas requieren de cuando menos 6 horas de luz al día, por lo cual en el espacio que elijas debe incidir el sol buena parte del día, de esta manera garantizarás las condiciones ambientales óptimas para su desarrollo.
Una opción en caso de no contar con un espacio bien iluminado durante buena parte del día es instalar iluminación sobre las plantas, a fin de completar las horas de luz que requieren diariamente para su desarrollo; pero tendría que hacer una inversión un poco más elevada.

Seleccione las verduras que quiere cultivar. Es recomendable buscar un poco de información sobre las condiciones óptimas para el desarrollo de cada cultivo, a…