Ir al contenido principal

Secuenciado el código genético de la sandía

En el último año se han logrado secuenciar los genomas de algunos productos hortícolas, siendo la sandía (Citrullus lanatus) el último en la lista, pues un grupo internacional de más de 60 científicos han obtenido su información genética completa, lo que acelerará los programas de mejoramiento genético.

Rebanadas de sandía

Los investigadores que conforman el equipo de trabajo proceden de Estados Unidos, China y Europa, y han descubierto que un alto porcentaje de la resistencia de la sandía a plagas y enfermedades se perdió en el transcurso de la domesticación del cultivo.

La información del genoma de esta planta servirá para obtener variedades más resistentes, tanto a patógenos como a las condiciones ambientales, y con mejores características, además que se espera recuperar parte de sus defensas naturales perdidas en su domesticación.

Sandía en campo

El genoma secuenciado se encuentra disponible para consulta pública en la Base de Datos Genómica de Cucurbitáceas (Cucurbit Genomics Database) y la investigación fue publicada apenas el 25 de noviembre pasado en la revista científica Nature Genetics en su versión digital.

Curiosamente la sandía tiene casi el mismo número de genes que nosotros los humanos: 23,440. Para la investigación se compararon los genomas de 20 variedades de sandías con lo cual se desarrollo el primer mapa de variación genética, que servirá para identificar genes específicos como aquellos responsables del color, tamaño y sabor.

La importancia de la sandía radica en que constituye una de las 5 frutas más consumidas en fresco a nivel mundial, siendo la limitante para su desarrollo su base genética estrecha que impide una diversificación más amplia, pues solo existen unas 400 variedades comerciales en el mundo.

Visto en Portal Frutícola | Imágenes de Wikimedia Commons 1 y 2

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pasos para tener un huerto urbano

Comenzar con un huerto urbano no es nada del otro mundo; el verdadero reto está en mantenerlo adecuadamente y no abandonarlo a la primera señal de problemas. Los pasos a seguir para comenzar a producir tus propios alimentos son básicamente los siguientes:

Elegir la ubicación del huerto. Para esto debe tener en consideración que la gran mayoría de hortalizas requieren de cuando menos 6 horas de luz al día, por lo cual en el espacio que elijas debe incidir el sol buena parte del día, de esta manera garantizarás las condiciones ambientales óptimas para su desarrollo.
Una opción en caso de no contar con un espacio bien iluminado durante buena parte del día es instalar iluminación sobre las plantas, a fin de completar las horas de luz que requieren diariamente para su desarrollo; pero tendría que hacer una inversión un poco más elevada.

Seleccione las verduras que quiere cultivar. Es recomendable buscar un poco de información sobre las condiciones óptimas para el desarrollo de cada cultivo, a…

¿Qué son los invernaderos?

Dentro de las estructuras utilizadas en la Horticultura para proteger los cultivos, las más utilizadas son los invernaderos. Generalmente un invernadero se entendía como un sitio acondicionado para abrigar plantas durante el invierno y así protegerlas de las bajas temperaturas que se presentan en tiempos de frío.

En la actualidad dicho concepto de invernadero ha sido rebasado por las circunstancias, puesto que ahora se construyen y utilizan invernaderos en ambientes bastante diferentes para los que fueron concebidos, como el trópico con ambientes bastantes cálidos.
El diseño de un invernadero depende de muchos factores.
Por lo tanto, en el contexto actual un invernadero es definido como una construcción agrícola con una cubierta traslúcida en la cual es posible reproducir o simular las condiciones climáticas más adecuadas para el crecimiento y desarrollo de los cultivos establecidos en su interior con relativa independencia del medio exterior.
Entonces la finalidad principal de un inverna…

La lechuga espacial va siendo una realidad

Existen muchos factores que se tendrán que superar para que en algún momento la humanidad comience a colonizar otros cuerpos celestes, todos ellos de importancia. Pero si tuviéramos que elegir cual aspecto es el más fundamental, sin duda estaríamos hablando de la comida. Para salir de nuestro planeta primero tendremos que asegurarnos de que podemos cultivar alimento en el espacio.
Y esto es justo lo que hicieron los astronautas de la Estación Espacial Internacional hace apenas unos meses. Bueno, no es que hayan obtenido una cosecha impresionante, pero cuando menos ya pudieron probar a que sabe una lechuga cultivada en el espacio, cuya variedad ha sido denominada Ouredgeous, palabra derivada de las palabras rojo y extravagante, en inglés.
La lechuga en cuestión se obtuvo a partir de semillas que llevaban en la Estación 15 meses. El hecho de tenerlas tanto tiempo guardadas allá arriba es para analizar los efectos que la microgravedad tiene sobre las mismas. Fue el astronauta Scott Kelly q…