Ir al contenido principal

Secuenciado el código genético de la sandía

En el último año se han logrado secuenciar los genomas de algunos productos hortícolas, siendo la sandía (Citrullus lanatus) el último en la lista, pues un grupo internacional de más de 60 científicos han obtenido su información genética completa, lo que acelerará los programas de mejoramiento genético.

Rebanadas de sandía

Los investigadores que conforman el equipo de trabajo proceden de Estados Unidos, China y Europa, y han descubierto que un alto porcentaje de la resistencia de la sandía a plagas y enfermedades se perdió en el transcurso de la domesticación del cultivo.

La información del genoma de esta planta servirá para obtener variedades más resistentes, tanto a patógenos como a las condiciones ambientales, y con mejores características, además que se espera recuperar parte de sus defensas naturales perdidas en su domesticación.

Sandía en campo

El genoma secuenciado se encuentra disponible para consulta pública en la Base de Datos Genómica de Cucurbitáceas (Cucurbit Genomics Database) y la investigación fue publicada apenas el 25 de noviembre pasado en la revista científica Nature Genetics en su versión digital.

Curiosamente la sandía tiene casi el mismo número de genes que nosotros los humanos: 23,440. Para la investigación se compararon los genomas de 20 variedades de sandías con lo cual se desarrollo el primer mapa de variación genética, que servirá para identificar genes específicos como aquellos responsables del color, tamaño y sabor.

La importancia de la sandía radica en que constituye una de las 5 frutas más consumidas en fresco a nivel mundial, siendo la limitante para su desarrollo su base genética estrecha que impide una diversificación más amplia, pues solo existen unas 400 variedades comerciales en el mundo.

Visto en Portal Frutícola | Imágenes de Wikimedia Commons 1 y 2

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La lechuga espacial va siendo una realidad

Existen muchos factores que se tendrán que superar para que en algún momento la humanidad comience a colonizar otros cuerpos celestes, todos ellos de importancia. Pero si tuviéramos que elegir cual aspecto es el más fundamental, sin duda estaríamos hablando de la comida. Para salir de nuestro planeta primero tendremos que asegurarnos de que podemos cultivar alimento en el espacio.
Y esto es justo lo que hicieron los astronautas de la Estación Espacial Internacional hace apenas unos meses. Bueno, no es que hayan obtenido una cosecha impresionante, pero cuando menos ya pudieron probar a que sabe una lechuga cultivada en el espacio, cuya variedad ha sido denominada Ouredgeous, palabra derivada de las palabras rojo y extravagante, en inglés.
La lechuga en cuestión se obtuvo a partir de semillas que llevaban en la Estación 15 meses. El hecho de tenerlas tanto tiempo guardadas allá arriba es para analizar los efectos que la microgravedad tiene sobre las mismas. Fue el astronauta Scott Kelly q…