Ir al contenido principal

Gracias a una bacteria plantas podrían fijar nitrógeno atmosférico

A excepción de algunas plantas, entre ellas varias leguminosas, las plantas agrícolas no pueden fijar directamente el nitrógeno del aire por lo que este debe ser suministrado directamente a las raíces en forma de fertilizantes nitrogenados, lo que eleva el costo de producción de los productos agrícolas ya que estos fertilizantes suelen tener precios elevados.

Fijación de nitrógeno

Sin embargo, a través de una investigación realizada en la Universidad de Nottingham (Reino Unido) se ha desarrollado una tecnología que permite que cualquier planta agrícola fije el nitrógeno del ambiente, lo que implicaría una disminución en la dependencia de los fertilizantes sintéticos de nitrógeno y por ende menor gasto para los productores.

El nitrógeno es fundamental para el desarrollo y crecimiento de las plantas, las cuales lo convierten en amoniaco y otros compuestos. Solo algunos cultivos como los guisantes (arvejas), los frijoles (alubias) y las lentejas pueden fijar nitrógeno de la atmósfera gracias a la ayuda de bacterias fijadoras de nitrógeno, ubicadas en sus raíces.

Bacterias fijadoras de nitrógeno

Edward Cocking, profesor responsable de la investigación y director del Centro para la Fijación del Nitrógeno de la Universidad de Nottingham, desarrolló junto con su equipo de investigadores un procedimiento para colocar bacterias fijadoras de nitrógeno en las células radicales, lo que fue posible gracias al descubrimiento de una nueva cepa.

Cocking encontró en un cultivo de caña de azúcar una cepa de bacterias capaz de colonizar de manera eficiente los espacios intracelulares de las principales plantas agrícolas, la cual tendría enormes repercusiones en la agricultura y el uso de fertilizantes, que al final de cuentas representan una fuente de contaminación ambiental importante.

Enlace: Nottingham

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La lechuga espacial va siendo una realidad

Existen muchos factores que se tendrán que superar para que en algún momento la humanidad comience a colonizar otros cuerpos celestes, todos ellos de importancia. Pero si tuviéramos que elegir cual aspecto es el más fundamental, sin duda estaríamos hablando de la comida. Para salir de nuestro planeta primero tendremos que asegurarnos de que podemos cultivar alimento en el espacio.
Y esto es justo lo que hicieron los astronautas de la Estación Espacial Internacional hace apenas unos meses. Bueno, no es que hayan obtenido una cosecha impresionante, pero cuando menos ya pudieron probar a que sabe una lechuga cultivada en el espacio, cuya variedad ha sido denominada Ouredgeous, palabra derivada de las palabras rojo y extravagante, en inglés.
La lechuga en cuestión se obtuvo a partir de semillas que llevaban en la Estación 15 meses. El hecho de tenerlas tanto tiempo guardadas allá arriba es para analizar los efectos que la microgravedad tiene sobre las mismas. Fue el astronauta Scott Kelly q…