Ir al contenido principal

Las arañas al rescate de las abejas

Los productos químicos revolucionaron la agricultura hace algunas décadas, pero no sin consecuencias nocivas para el medio ambiente. Uno de los mayores problemas que enfrentamos en la actualidad es la alarmante disminución de las poblaciones de abejas debido al uso indiscriminado de plaguicidas de origen químico.

Abeja polinizando una flor

Las abejas constituyen el principal factor polinizador del mundo y sin su presencia la agricultura entraría en una etapa de crisis sumamente complicada. Ante este panorama desolador una de las soluciones propuestas implica la utilización de un pesticida natural a base de toxinas de una araña nativa de Australia.

La situación de las poblaciones de abejas está en declive y es cada vez más preocupante en Europa, América y Asia, es decir, prácticamente en las zonas donde se utilizan más agroquímicos. Es verdad que existen varias razones que se han conjuntado para dañar a las poblaciones de abejas del mundo, pero los plaguicidas químicos encabezan la lista.

Un nuevo pesticida natural a base de veneno de araña australiana, que también incluye proteína de una planta herbácea como es la campanilla, ha resultado bastante prometedor hasta ahora, al menos en los ensayos científicos que se han realizado, cuyos resultados han sido publicados en la revista científica Proceedings of the Royal Society B.

Abeja polinizando una flor

La importancia de las abejas es tal que representen el 80 por ciento de la polinización de plantas por insectos, razón por la cual el año pasado la Unión Europea comenzó a tomar cartas en el asunto al prohibir el uso de ciertos pesticidas agrícolas, con la finalidad de minimizar un poco el daño causado a las abejas, al menos en Europa.

El nuevo biopesticida fue desarrollado por Elaine Fitches y John Gatehouse, la primera biotecnóloga de la Agencia de Investigación de Alimentos y Medio Ambiente, y el segundo profesor de la Universidad de Durham. Posteriormente el compuesto fue analizado por investigadores de la Universidad de Newcastle.

El compuesto se conoce como Hv1a/GNA y es el resultado de combinar el veneno de la tarántula Atrax rubustus tipo Hexathelidae con la proteína lectina de la Galanthus. La doctora Fitches ha pasado muchos años estudiando el efecto que tiene la lectina en diversos insectos, en los cuales pasa del sistema digestivo al circulatorio, desde donde puede acceder al sistema nervioso central.

Araña de embudo australiana Atrax robustus

El veneno de araña por su parte tiene una mezcla de peptídicos que bloquean las transmisiones neuronales de los insectos, causando parálisis. Sin embargo, curiosamente el veneno de la araña australiana no afecta a las abejas pero si a muchas plagas de los cultivos, lo que permitió el desarrollo del nuevo biopesticida.

Durante los ensayos se sometió a grupos de abejas a grandes cantidades de Hv1a/GNA, mucho mayores de las que se encontrarían en un ambiente natural, encontrando que estas no presentan problemas de memoria o navegación, que es justo la razón por la cual se retiraron varios plaguicidas químicos del mercado.

Desafortudamanente la prohibición de la Unión Europea sobre algunos plaguicidas es temporal, de modo que es necesario que el desarrollo de nuevos biopesticidas que no dañen a las abejas, como el Hv1a/GNA, se realice a marchas forzadas. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que 70 por ciento de los principales cultivos para consumo humano dependen de la polinización de las abejas.

Enlace 1:
Arañas australianas para rescatar a las abejas de Europa (BBC)

Enlace 2:
Europa prohibe pesticidas que causaron muerte de abejas (BBC)

Imagen 1:
Abeja polinizando una flor (Wikipedia)

Imagen 2:
Abeja polinizando una flor (Fundación Amigos de las Abejas)

Imagen 3:
Araña de embudo australiana Atrax robustus (Wikipedia)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pasos para tener un huerto urbano

Comenzar con un huerto urbano no es nada del otro mundo; el verdadero reto está en mantenerlo adecuadamente y no abandonarlo a la primera señal de problemas. Los pasos a seguir para comenzar a producir tus propios alimentos son básicamente los siguientes:

Elegir la ubicación del huerto. Para esto debe tener en consideración que la gran mayoría de hortalizas requieren de cuando menos 6 horas de luz al día, por lo cual en el espacio que elijas debe incidir el sol buena parte del día, de esta manera garantizarás las condiciones ambientales óptimas para su desarrollo.
Una opción en caso de no contar con un espacio bien iluminado durante buena parte del día es instalar iluminación sobre las plantas, a fin de completar las horas de luz que requieren diariamente para su desarrollo; pero tendría que hacer una inversión un poco más elevada.

Seleccione las verduras que quiere cultivar. Es recomendable buscar un poco de información sobre las condiciones óptimas para el desarrollo de cada cultivo, a…

¿Qué son los invernaderos?

Dentro de las estructuras utilizadas en la Horticultura para proteger los cultivos, las más utilizadas son los invernaderos. Generalmente un invernadero se entendía como un sitio acondicionado para abrigar plantas durante el invierno y así protegerlas de las bajas temperaturas que se presentan en tiempos de frío.

En la actualidad dicho concepto de invernadero ha sido rebasado por las circunstancias, puesto que ahora se construyen y utilizan invernaderos en ambientes bastante diferentes para los que fueron concebidos, como el trópico con ambientes bastantes cálidos.
El diseño de un invernadero depende de muchos factores.
Por lo tanto, en el contexto actual un invernadero es definido como una construcción agrícola con una cubierta traslúcida en la cual es posible reproducir o simular las condiciones climáticas más adecuadas para el crecimiento y desarrollo de los cultivos establecidos en su interior con relativa independencia del medio exterior.
Entonces la finalidad principal de un inverna…

La lechuga espacial va siendo una realidad

Existen muchos factores que se tendrán que superar para que en algún momento la humanidad comience a colonizar otros cuerpos celestes, todos ellos de importancia. Pero si tuviéramos que elegir cual aspecto es el más fundamental, sin duda estaríamos hablando de la comida. Para salir de nuestro planeta primero tendremos que asegurarnos de que podemos cultivar alimento en el espacio.
Y esto es justo lo que hicieron los astronautas de la Estación Espacial Internacional hace apenas unos meses. Bueno, no es que hayan obtenido una cosecha impresionante, pero cuando menos ya pudieron probar a que sabe una lechuga cultivada en el espacio, cuya variedad ha sido denominada Ouredgeous, palabra derivada de las palabras rojo y extravagante, en inglés.
La lechuga en cuestión se obtuvo a partir de semillas que llevaban en la Estación 15 meses. El hecho de tenerlas tanto tiempo guardadas allá arriba es para analizar los efectos que la microgravedad tiene sobre las mismas. Fue el astronauta Scott Kelly q…