Ir al contenido principal

Europa se centra en la robótica agrícola.

En América han visto en la robótica un elevado potencial para crear sistemas bélicos, teniendo a Estados Unidos como el principal representante de esta tendencia. Los asiáticos en cambio se han dedicado más a los sistemas robóticos para aplicaciones en el hogar.

Tractor-cosechadora autónomo de Claas

Los países europeos están siguiendo un camino completamente diferente al ir tras el desarrollo de robots especializados en agricultura. No parece ser el camino más fácil pero intuyo que están solucionando una necesidad a futuro.

En Europa los países no son muy grandes, por lo que la superficie que destinan a la agricultura es muy pequeña, además la gente ya no suele tener la inquietud de quedarse en el campo y producir, sino que prefieren emigrar a las grandes ciudades.

Aún en estado de pruebas

Sin mano de obra en el campo y siempre dependientes de los países en vías de desarrollo, de donde llegan una gran cantidad y variedad de alimentos, va siendo hora de que desarrollen la tecnología adecuada para explotar al máximo sus recursos.

Quizá por esta motivación es que nace el programa QUAD-AV de ICT-AGRI que se centra en el desarrollo de sensores y métodos para el procesamiento de datos, permitiendo que los vehículos tomen conciencia de su entorno mediante la detección de obstáculos.

El proyecto más innovador de este programa es una asociación tractor-cosechadora del fabricante alemán Claas que es capaz de cosechar cultivos de manera autónoma. Sin embargo, este es solo uno de muchos desarrollos que se están impulsando.

Es probable que en un futuro cercano los robots ganen terreno en la agricultura con el objetivo de aumentar al máximo la eficiencia y la productividad. Por ello proyectos como Prospero son cada vez más comunes.

Fuente | QUAD-AV
Más información | ICT-AGRI

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La lechuga espacial va siendo una realidad

Existen muchos factores que se tendrán que superar para que en algún momento la humanidad comience a colonizar otros cuerpos celestes, todos ellos de importancia. Pero si tuviéramos que elegir cual aspecto es el más fundamental, sin duda estaríamos hablando de la comida. Para salir de nuestro planeta primero tendremos que asegurarnos de que podemos cultivar alimento en el espacio.
Y esto es justo lo que hicieron los astronautas de la Estación Espacial Internacional hace apenas unos meses. Bueno, no es que hayan obtenido una cosecha impresionante, pero cuando menos ya pudieron probar a que sabe una lechuga cultivada en el espacio, cuya variedad ha sido denominada Ouredgeous, palabra derivada de las palabras rojo y extravagante, en inglés.
La lechuga en cuestión se obtuvo a partir de semillas que llevaban en la Estación 15 meses. El hecho de tenerlas tanto tiempo guardadas allá arriba es para analizar los efectos que la microgravedad tiene sobre las mismas. Fue el astronauta Scott Kelly q…