Ir al contenido principal

Polinización en invernadero (parte 1).

La polinización de los cultivos es vital para obtener frutos de calidad. Este es un proceso que consiste en la transferencia de polen dentro de la misma planta o de una planta a otra, para que ocurra la fecundación y reproducción.

Polinización mediante factores bióticos

La polinización puede darse tanto por factores bióticos como abióticos. En este último caso no intervienen otros organismos, puede ocurrir por elementos naturales como el viento o se puede dar con la aplicación de hormonas. La polinización biótica requiere organismos polinizadores que pueden ser mariposas, abejas, pájaros, etc.

Sin embargo, dentro de los invernaderos las formas de polinización se ven seriamente limitadas porque se tiene una estructura de protección cuyo objetivo es impedir el paso de organismos patógenos, pero también se impide el paso de agentes polinizadores.

Las abejas son las polinizadoras por excelencia

De esta manera las opciones para realizar la polinización dentro de los invernaderos son: método manual, uso de hormonas, liberación de abejas y abejorros. De todas la más cara pero más recomendable es el uso de abejorros. A continuación mencionaré las primeras tres dejando, en una entrada posterior haré énfasis en los abejorros exclusivamente.

El método manual tiene la ventaja de que es controlado por el productor pero a cambio siempre se requiere mucha mano de obra y se invierte mucho tiempo. Aún con el mejor esfuerzo se obtiene inconsistencia en la fruta.

El uso de hormonas resulta un método que puede fortalecer a las plantas, las raíces principalmente. El problema es que es un método caro y crea estrés químico en las plantas, además que la reacción de estás al producto no esta garantizada.

Las abejas son las polinizadoras por excelencia en la naturaleza, pero dentro de los invernaderos solo se recomienda su utilización bajo condiciones muy específicas, pues no toleran las bajas temperaturas. Además de que su rango de visión esta dentro del espectro ultravioleta de luz, exactamente el mismo espectro que algunos plásticos no dejan pasar.

Fuente | Hortalizas
Imágenes | Scolussi | Arte y Fotografía

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La lechuga espacial va siendo una realidad

Existen muchos factores que se tendrán que superar para que en algún momento la humanidad comience a colonizar otros cuerpos celestes, todos ellos de importancia. Pero si tuviéramos que elegir cual aspecto es el más fundamental, sin duda estaríamos hablando de la comida. Para salir de nuestro planeta primero tendremos que asegurarnos de que podemos cultivar alimento en el espacio.
Y esto es justo lo que hicieron los astronautas de la Estación Espacial Internacional hace apenas unos meses. Bueno, no es que hayan obtenido una cosecha impresionante, pero cuando menos ya pudieron probar a que sabe una lechuga cultivada en el espacio, cuya variedad ha sido denominada Ouredgeous, palabra derivada de las palabras rojo y extravagante, en inglés.
La lechuga en cuestión se obtuvo a partir de semillas que llevaban en la Estación 15 meses. El hecho de tenerlas tanto tiempo guardadas allá arriba es para analizar los efectos que la microgravedad tiene sobre las mismas. Fue el astronauta Scott Kelly q…