Ir al contenido principal

Elementos estructurales de un invernadero.

Ya he mencionado algunas generalidades de la estructura de un invernadero pero aún hay más que hablar sobre el tema, como por ejemplo la relación entre los sistemas de soporte de los cultivos y la estructura, así como el tipo de materiales que deben utilizarse.

Componentes de la estructura de un invernadero

Para el caso de cultivos que se desarrollan verticalmente y requieren de tutoreo, tales como jitomate en variedades indeterminadas, pepino, pimiento, melón y sandía, se recomienda diseñar un sistema de soporte independiente de la estructura del invernadero.

Cuando esto no sea posible y la estructura tenga que soportar el peso de los cultivos  se debe considerar dicho peso adicional a fin de utilizar materiales y calibres que sean capaces de soportar el peso de la estructura misma, más el peso de los cultivos en plena producción y con rendimiento máximo.

Mas componentes de la estructura de un invernadero

En la construcción de la estructura del invernadero se deben utilizar materiales que sean ligeros y esbeltos pero a la vez resistentes, es decir, deben ser poco voluminosos para que la sombra que proyecten sobre las plantas sea mínima.

Además los materiales deben permitir que el invernadero se pueda modificar o adaptar de manera sencilla, algo a tener en consideración por las empresas grandes que tienen planes de expandir su superficie bajo cubierta.

Son varios los elementos estructurales que conforman cuerpo del invernadero,  algunos de los cuales ya he hecho mención pero que iré analizando con detenimiento más adelante:
  1. Cimentación y muro perimetral.
  2. Postes, pilares columnas o puntales.
  3. Capiteles.
  4. Arcos o formas.
  5. Largueros, travesaños o correas.
  6. Puertas y ventilas.
  7. Canales y bajadas de agua.
  8. Tensores o tirantes y contravientos.

Fuente | Invernaderos en México: diseño, construcción y manejo
Imágenes | Olmo Axayacatl

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La lechuga espacial va siendo una realidad

Existen muchos factores que se tendrán que superar para que en algún momento la humanidad comience a colonizar otros cuerpos celestes, todos ellos de importancia. Pero si tuviéramos que elegir cual aspecto es el más fundamental, sin duda estaríamos hablando de la comida. Para salir de nuestro planeta primero tendremos que asegurarnos de que podemos cultivar alimento en el espacio.
Y esto es justo lo que hicieron los astronautas de la Estación Espacial Internacional hace apenas unos meses. Bueno, no es que hayan obtenido una cosecha impresionante, pero cuando menos ya pudieron probar a que sabe una lechuga cultivada en el espacio, cuya variedad ha sido denominada Ouredgeous, palabra derivada de las palabras rojo y extravagante, en inglés.
La lechuga en cuestión se obtuvo a partir de semillas que llevaban en la Estación 15 meses. El hecho de tenerlas tanto tiempo guardadas allá arriba es para analizar los efectos que la microgravedad tiene sobre las mismas. Fue el astronauta Scott Kelly q…